PALACIO

by / Comentarios desactivados en PALACIO / 0 View / abril 1, 2020

Por: Mario Díaz

 Covid-19 y fase tres

En ascenso la curva epidémica

Sin definir el ciclo escolar 2019-2020

Coronavirus también afecta a la política

SIN el menor ánimo pesimista, a juzgar por el desarrollo de la pandemia del coronavirus en el norte del continente americano, no sería aventurado predecir que se alargará el período de autoaislamiento y, además, que se endurecerán las medidas anti epidemiológicas.

La propagación de la enfermedad Covid-19 en la Unión Americana y el relativo rápido avance en la República Mexicana, mantienen sumamente preocupados a los gobiernos de ambos países.

Ante el inminente cambio de fase dos a fase tres, se pondrán a prueba los sistemas de salud y, sobretodo, la cooperación de los ciudadanos una vez que se decrete el aislamiento total, como última medida para contener el contagio.

Hasta el momento, los miles de casos positivos y fallecimientos en los Estados Unidos no son proporcionales a los estragos causados por la molécula de proteína y grasa en México, a pesar de que la población de ambas naciones es-más menos-de 330 y 120 millones de habitantes, respectivamente.

Por lo pronto, tanto en la tierra del Tío Sam como en el Cuerno de la Abundancia, la actividad en los planteles educativos está suspendida y se reanudaría, tentativamente, el lunes 6 de mayo.

La Secretaría de Educación Pública analiza el problema y evalúa distintas alternativas para definir el destino final del ciclo escolar 2019-2020. Educación a distancia, clases de verano, promedio de módulos o repetición serían soluciones para las instituciones escolares en el país.

Asimismo, a pesar de que se trata de problemática secundaria, maestros, alumnos y padres de familia se preguntan qué pasará con las ceremonias de graduación y fin de cursos y, obviamente, los gastos generados en la etapa previa.

La curva al alza en los estados fronterizos sureños gringos sigue bastante desproporcionada con relación a las entidades del norte de México, por lo que, quiérase o no, el “sospechosismo” ronda a la estadística epidémica que cada día por la tarde-noche, da a conocer el subsecretario de Salud, HUGO LÓPEZ-GATELL.

Tan es así que el análisis numérico es calificado como “traición a la patria” por parte del gobernador de Jalisco, ENRIQUE ALFARO RAMÍREZ, quien da por hecho que los números del miembro del gabinete de la Cuarta Transformación, están “maquillados”.

Respecto a las causas y efectos, no se debe pasar por alto la estimación del doctor LÓPEZ-GATELL en el sentido de que la curva descendente de la epidemia se estaría reflejando hasta los meses de agosto y septiembre.

Hasta el corte de ayer jueves, la Secretaría de Salud contabiliza mil 510 casos positivos al coronavirus, 4 mil 653 sospechosos y 50 decesos.  Indicativo claro del ascenso de la curva epidémica en la pandemia que mantiene en alerta máxima al mundo entero.

Mientras tanto, en los últimos días de la fase dos, el impacto del virus de procedencia asiática ha provocado seria fisura en el casco de la embarcación de la industria turística. Destinos y hoteles registran marcada ausencia a escasos días del período vacacional de Semana Mayor.

Pero el Convid-19 no tan solo está ocasionando daños a la salud y a la economía. No, la pandemia también es causante indirecta de problemas políticos.

En Tamaulipas, por ejemplo, se registran algunos roces identificados con los colores azul y guinda al entrar en conflicto funcionarios estatales y el representante de la 4T en la esquina noreste mexicana.

Por un lado, el gobierno cabecista promoviendo la sana distancia y evitando eventos tumultuarios y, por el otro, la entrega de pensiones a adultos mayores y discapacitados que promueve el gobierno federal en actos masivos.

Ni hablar.

Y hasta la próxima.