PALACIO

by / Comentarios desactivados en PALACIO / 4 View / abril 6, 2020

Por: Mario Díaz

Anillo y tiempos fiscales

-“Lo que el presidente quiso decir…..”

-Tiempos devueltos generarán gastos

-Saturada la comercialización en Radio y TV

LA expresión en el sentido de que la pandemia del coronavirus “cayó como anillo al dedo” y la devolución de los tiempos fiscales a los concesionarios de radio y televisión, le han generado severas críticas al presidente ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR.

En efecto, aseverar en conferencia mañanera que la crisis sanitaria mundial “servirá para afianzar el propósito de la Transformación”, prácticamente dividió la opinión pública. 

Tal vez lo que el presidente quiso decir (como en régimen de VICENTE FOX QUESADA) es que la propagación de la enfermedad Covid-19 está poniendo a prueba al gobierno de la Cuarta Transformación y su sistema de salud, así como la unidad de los mexicanos.

Hasta el momento, de acuerdo a la estadística diaria del subsecretario de Salud HUGO LÓPEZ-GATELL, la epidemia en México está controlada ante las medidas sanitarias y de cooperación ciudadana, de ahí los reducidos casos positivos, sospechosos y fallecimientos, comparados con los saldos negativos en otras naciones.

Desde una perspectiva que concede el beneficio de la duda y que al mismo tiempo pretende ser objetiva, es probable que el Jefe de la Nación estuviera pensando en que el sistema de salud azteca no ha sido rebasado, que los daños a la salud son relativamente menores y que no se ha recurrido al Fondo Monetario Internacional al momento de afirmar que la pandemia cayó “como anillo al dedo para afianzar el propósito de la transformación”.

Por supuesto que en un primer plano la infortunada declaración causó el natural escozor en un importante sector de la sociedad mexicana, motivando una serie de comentarios críticos al fundador del Movimiento de Regeneración Nacional.

Obviamente, sin filtro, lo externado en una de las mañaneras de la semana pasada, coloca al presidente LÓPEZ OBRADOR como un único jefe de estado que “aplaude” la pandemia mundial. Y sí, efectivamente, desde esa óptica se trata de una declaración no apropiada derivada de ese sistema de la 4T de informar en vivo, con los riesgos que ello implica.

Por otra parte, la devolución de tiempo fiscal a los concesionarios de la radio y la televisión, también le generó comentarios negativos al tlatoani azteca.

De igual manera, desde un primer plano, la noticia debería ser tomada con agrado por parte de los empresarios de medios electrónicos. Sin embargo, no necesariamente fue así.

Opiniones calificadas consideran que el aparente beneficio presidencial en apoyo a ese sector empresarial no contribuirá para resarcir gastos por el adelgazamiento presupuestario en materia de difusión gubernamental. Aseguran que la normatividad oficial vigente establece claramente los tiempos que la radio y la televisión habrán de destinar para la comercialización, mismos que ya están saturados:30 y 18 minutos, respectivamente.

En consecuencia, dicen los que dicen saber, la devolución de los tiempos fiscales que manejaba el aparato propagandístico del gobierno federal desde el sexenio del presidente GUSTAVO DÍAZ ORDAZ, no les generará un estímulo económico y, por el contrario, los “tiempos devueltos” tendrán que cubrirlos con producción que requerirá de un gasto extra.

Aparentemente, la decisión del gobierno de la Cuarta Transformación beneficiaría a los concesionarios de la radio y la televisión al comercializar los tiempos que estaban obligados a destinar para la difusión de la actividad gubernamental.

No obstante, lo que el Jefe del Ejecutivo Federal-voluntaria o involuntariamente- no tomó en cuenta es que la normatividad en la materia regula los espacios publicitarios comerciales, lo cual, en consecuencia, impedirá la venta de los minutos devueltos.

DESDE EL BALCÓN:

Oportuna, muy oportuna la aclaración del dirigente de la FSTSE, JOEL AYALA ALMEIDA, al precisar que no desaparecerá el Fondo de Ahorro Capitalizable de los sindicalizados con el Decreto sobre la Extinción de Fideicomisos y Fondos, signado por el presidente ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR.

La citada prestación social data y se ejerce desde 1990 por decreto presidencial, por lo que los trabajadores al servicio del estado deben permanecer tranquilos, ajenos a inquietudes y nerviosismo, puntualizó el secretario general de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado.

Y hasta la próxima.