PALACIO

by / Comentarios desactivados en PALACIO / 2 View / abril 20, 2020

Por: Mario Díaz

  AMLO y la libertad de expresión

-Cancela sanción administrativa a diarios

-“Se equivocó Javier Alatorre”

-¿Libertad de Expresión o libertinaje?

LUEGO de informaciones relacionadas con la epidemia del coronavirus en el territorio nacional, el presidente ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR se ha visto precisado en saltar a la palestra para “enfriar” los ánimos.

Primero, con la publicación de dos diarios impresos del estado de Chihuahua y, posteriormente, con la información surgida en el noticiario estelar de Televisión Azteca.

En ambos casos, el Jefe de la Nación antepuso el mandamiento constitucional que ampara la libertad de expresión, sin aplicar la normatividad oficial de la Secretaría de Gobernación y del Instituto Federal de Telecomunicaciones.

Cuando la SEGOB de OLGA SÁNCHEZ CORDERO se preparaba para iniciar el proceso de sanción administrativa a los periódicos Diario de Chihuahua y Diario de Juárez por publicar información inexacta sobre bolsas mortuorias en el hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), LÓPEZ OBRADOR ordenó dar marcha atrás bajo el argumento de que en momentos difíciles como los actuales se requería de la unidad y colaboración de todos los medios de comunicación.

La Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas de la Secretaría de Gobernación, sería la instancia legal que sancionaría los diarios norteños por publicar información no apegada a la realidad.

El gobernador del estado de Chihuahua, JAVIER CORRAL, consideró como tendenciosa la nota y fotografía que mostraba bolsas mortuorias, aunque la gráfica no correspondía a un hecho sucedido en el hospital del IMSS.

Para bien o para mal, el huésped del Palacio Nacional ordenó cancelar la sanción administrativa. Sin embargo, queda la duda acerca de que, si la libertad de expresión queda a criterio del mandatario nacional, si la normatividad de la SEGOB y del IFETEL la decide y aplica a discreción el Jefe del Ejecutivo Federal, o bien, si los medios de comunicación determinarán al libre albedrío la definición de libertad de expresión que en muchas ocasiones se confunde con libertinaje.

“Haiga sido como haiga sido”, lo cierto es que el tlatoani azteca ordenó que no se procediera en contra de los medios impresos norteño. Lo malo del caso es que exhibió a la secretaria de Gobernación OLGA CORDERO SÁNCHEZ, quien preparaba la sanción administrativa.

Tan simple que resulta evaluar, intercambiar información, tomar decisiones y, posteriormente, anunciar oficialmente lo conducente.

Respecto al llamado del conductor estelar de Televisión Azteca, JAVIER ALATORRE, respecto a “no hacerle caso a López-Gatell”, LÓPEZ OBRADOR se pronunció por el derecho de libertad de expresión del comunicador, aunque, eso sí, afirmó que se equivocó al momento de referir la labor del subsecretario de Salud, HUGO LÓPEZ-GATELL.

El asunto derivó de la inconformidad del gobernador de Baja California, JAVIER BONILLA, quien cuestionó las cifras del subsecretario de Promoción y Difusión de Salud porque no correspondían a la estadística real del avance de la epidemia del Covid-19 en aquella entidad del norte del país.

De inmediato surgieron las críticas hacia el conductor televisivo y a la empresa, tras considerarse que se cometió un delito del orden federal al convocar a la rebeldía en contra de la disposición de una autoridad. No obstante, la Secretaría de Gobernación emitió un apercibimiento al comunicador, lo que también significa una advertencia o un “warning”, como dicen en la tierra del Tío Sam.

DESDE EL BALCÓN:

En la esquina noreste tamaulipeca, es decir en H. Matamoros, Tamaulipas, la tierra de Rigo Tovar, la epidemia del coronavirus no es impedimento para la actividad política con miras al proceso eleccionario del año próximo.

Como dice el dicho y dice bien que “a río revuelto, ganancia de pescadores”, el proselitismo anticipado está dejando beneficios a vecinos de colonias marginadas.

Sin embargo, la competencia interna ha colocado en situación antagónica al secretario de Bienestar Social ALBERTO GRANADOS y al responsable del grupo Ejidos Unidos, JORGE GARZA.

Aunque la labor política de GARZA en colonias depende de la SEBIEN municipal, éste recibe instrucciones directas del alcalde MARIO ALBERTO LÓPEZ HERNÁNDEZ.

Y hasta la próxima.