PN APELLIDOS

by / Comentarios desactivados en PN APELLIDOS / 27 View / mayo 23, 2014

Por Pedro Natividad

NUEVO LAREDO, TAM.- El diputado local perredista, Jorge Valdez Vargas, presentó ante el pleno del Congreso, una iniciativa que busca que los padres se pongan de acuerdo que apellido le ponen primero a sus hijos, si el paterno o materno.

“El derecho al nombre en México no está regido por el principio de autonomía de la voluntad, manteniéndose la prevalencia del apellido del hombre sobre el de la mujer”, dijo.

El legislador neolaredense aclaró que se trata de dar un paso más hacia la eliminación de todas las formas discriminatorias contra la mujer, por lo cual el Partido de la Revolución Democrática (PRD), a través de su conducto, se orienta a reformar el Código Civil para el Estado de Tamaulipas, poniéndolo en concordancia con los derechos humanos reconocidos por el orden jurídico de México y con los instrumentos internacional a que está suscrito y obligado.

“El Código Civil tamaulipeco determina en su artículo 59, el acta de nacimiento se extenderá con asistencia de dos testigos que pueden ser designados por las partes interesadas. Contendrá el año, mes, día, hora y lugar de nacimiento, el sexo, el nombre y apellido que le corresponda sin que por motivo alguno puedan omitirse; la expresión de si es presentado vivo o muerto según el certificado de nacimiento. Contendrá, además, el nombre, edad, domicilio y nacionalidad de los padres, de los abuelos paternos y maternos, así como de los testigos. Si la presentación la realiza una persona distinta de los padres, se anotará su nombre, apellidos, edad, domicilio y parentesco con el registrado, salvo las prevenciones contenidas en los artículos siguientes”, relató.

Esto, mencionó el Diputado neolaredense, hace notar que el artículo antes reproducido es vago e impreciso en lo que atañe al orden de los apellidos de los progenitores, dejándose abierta la puerta para en la práctica consuetudinaria y administrativa prevalezca el apellidos del hombre sobre el de la mujer.

Por esa razón, diputado puso a consideración de sus colegas legisladores el proyecto de Decreto de Reforma del Artículo 59 del Código Civil para el Estado de Tamaulipas, el cual quedaría de la siguiente manera.

Artículo único.- Se reforma el artículo 59, párrafo primero, del Código Civil para el Estado de Tamaulipas, para quedar como sigue:

Artículo 58. El acta de nacimiento se extenderá con asistencia de dos testigos que pueden ser designados por las partes interesadas. Contendrá el año, mes, día, hora y lugar de nacimiento, el sexo, el nombre y apellidos que le correspondan sin que por ningún motivo puedan omitirse, es decir, el primer apellido del padre y el primer apellido de la madre, en el orden que de común acuerdo determinen; el orden elegido deberá mantenerse para todos los hijos de la misma filiación; asimismo, la expresión de si es presentado vivo o muerto, según el certificado de nacimiento. Contendrá, además, el nombre, edad, domicilio y nacionalidad de los padres, de los abuelos paternos y maternos, así como de los testigos. Si la presentación la realiza una persona distinta de los padres, se anotará su nombre, apellidos, edad, domicilio y parentesco con el registrado, salvo las prevenciones contenidas en los artículos siguientes.

Valdez Vargas añadió que se busca atender lo estipulado en la Corte Europea de Derechos Humanos, en el caso Burghartz versus Suiza, el 22 de febrero de 1994, donde se decidió que era una violación a la Carta de Derechos Humanos el hecho que se impusiera el orden de los apellidos, por violentar el principio de autonomía de la voluntad.

“Estimamos pertinente añadir que países como Holanda, Francia, España, Paraguay, Colombia y algunas entidades de los Estados Unidos de América, han avanzado en la legislación inherente, por consagrar que la igualdad de derechos entre la pareja no es un postulado formal, sino que al momento de decidir el orden de los apellidos de la descendencia cobra real eficacia, concediéndose que los cónyuges resuelvan este punto en el marco de una legítima autonomía”, concluyó.