TIEMPOS DE GUERRA

by / Comentarios desactivados en TIEMPOS DE GUERRA / 6 View / mayo 4, 2017

Por: Chano Rangel

– ¡Confianza…y nada más!

Muchos ejemplos pueden darse de confianza, el más claro, esta en nuestros hogares, donde por ley no escrita, debe y existe un grado mayor de confiabilidad; sin embargo a medida que las familias crecen y se desarrollan, también se sumergen en un submundo imaginario de lo que la modernidad, llama confianza.

Ejemplos:

1.- Cuando vas al súper y las cosas de valores, no están en los aparadores comunes, no el alcohol, como el whisky, tequilas y ron, están bajo llave, no existe la confianza para dejarlos a simple vista, y con la seguridad se evita que alguien sustraiga las bebidas de ese lugar.

2.- El colmo, es que la fórmula de leche para bebes, de distintas marcas, está bajo protección extrema y con llave, bajo frascos de plástico resistente a golpes y con candado de seguridad.

3.- Las Fragancias (perfumes) están bajo llave, mil llaves si es posible, en vitrinas especiales, y solo se puede ver y oler, una a la vez, así es en todas las tiendas minoristas de México.

4.- Los consumibles como gel, shampoo, en las tiendas de conveniencia, están con cinta adhesiva,  y con una vigilancia extrema, aunque usted no lo crea, son usados por los clientes para el arreglo personal exprés.

5.- En los bancos, las medidas modernas de seguridad, es entrar sin lentes, sin gorra, y de entrada, las puertas son de tiempo retardado, y nada más puede entrar uno a la vez.

6.- Cuando se trata se compra electrónica o tecnología de punta, el vendedor lo invita a que se cerciore bien del producto, que sepa que es lo que está comprando, porque dice en letras pequeñas, una vez salido de la tienda, no hay devoluciones.

Bueno estos son 6 ejemplo, claros de las medidas que muchas tiendas y negocios han tenido que tomar, por una sencilla razón, no confían en sus clientes. La confianza se ha perdido, no solo en los comercios, también en las autoridades, el gobierno y la corrupción han permeado el tejido familiar.

La moral, la ética y las buenas costumbres, son parte de una historia reciente, que muchos quisiéramos que regresara, el anhelo y la esperanza, aun sigue vivo. Sin embargo, lo que pasa en la actualidad, la violencia, la inseguridad y todas las derivaciones son producto de este mismo tema. La pérdida de confianza.

Al otro lado del Río Bravo, también pasan cosas como en nuestras ciudades, también hay muertos, heridos y violencia, eso pasa en ciudades grandes y chicas, de todo tipo, lo único que cambia, es que allá, aún existe la confianza en sus policías, en sus jueces, en sus autoridades. Esa es la gran diferencia.

De aquello y lo demás…

Mientras tanto, el gobierno federal, sigue sin aparecer, el secretario de gobernación vino a la capital de Tamaulipas, se tomo la foto y se fue, en su discurso aseguró, que todo iba a estar mejor, aun seguimos esperando.

Cuando se inició el nuevo gobierno, pensé que el olvidado era nada más el priismo tamaulipeco, que las pruebas que el CEN del PRI daba a los simpatizantes y militantes priistas era como un castigo divino. Pensé que todo era cuestión de grilla, pero veo que no, que no solo el la política se olvidó del PRI. Si no que también el gobierno federal se olvidó de Tamaulipas.

Como si fuera un combo, nadie voltea a ver a Tamaulipas, olvidados del gobierno federal, y las ciudades olvidadas del gobierno del estado, todo en un solo paquete, y mientras tanto, los ciudadanos, las familias, las escuelas, los hospitales. ¿qué, a quién le decimos.