Vapulean a Del Mazo por corrupción e inseguridad, aunque cierran filas contra Delfina Gómez

by / Comentarios desactivados en Vapulean a Del Mazo por corrupción e inseguridad, aunque cierran filas contra Delfina Gómez / 14 View / abril 26, 2017

Por: PROCESO

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Aunque el priista Alfredo del Mazo fue vapuleado por los candidatos de los cuatro partidos contendientes por el gobierno del Estado de México, que le restregaron la corrupción de su primo el presidente Enrique Peña Nieto y del gobernador Eruviel Ávila, él, la panista Josefina Vázquez Mota y hasta el perredista Juan Zepeda acometieron contra la morenista Delfina Gómez, ligeramente arriba en dos encuestas difundidas hoy, quien escabulló las imputaciones alegando que la atacan porque “vamos súper requetebién”.

En lo que fue el primero de dos debates entre los aspirantes a la gubernatura del estado más poblado del país, con duración de una hora y media y moderado por el periodista Javier Solórzano, el debate tuvo la participación de una candidata “independiente”, la empresaria Teresa Castell, que criticó en general a los partidos, pero en la parte final pidió no votar por “los falsos mesías” y por quien “si su jefe le dice llora, llora”.

El séptimo participante fue Oscar González, quien alegó que el Partido del Trabajo (PT) es “la verdadera izquierda” en el Estado de México, ofreció meter a la cárcel a Peña y a Ávila, y propuso la revocación del mandato a los dos años, un compromiso que sólo firmó Gómez, quien no respondió las acusaciones de Vázquez Mota y Del Mazo sobre el descuento de 10% del sueldo al personal del ayuntamiento de Texcoco cuando fue alcaldesa y que presuntamente sumó 13 millones de pesos.

Aunque en este primer debate entre los candidatos se abordaron los temas de seguridad, desarrollo social y corrupción, fue este último el que más fricciones produjo entre los contendientes, otro de los cuales, el expriista Isidro Pastor, perdió repentinamente el registro presuntamente porque atacaría a Del Mazo.

“La madre de todos los problemas es la corrupción”, postuló Delfina Gómez, quien exhibió un cartel con las fotografías del árbol genealógico de Peña Nieto y Del Mazo –“un árbol podrido”–, a quienes atribuyó el atraso del estado. “Son una mafia”.

La panista Vázquez Mota acometió también contra Del Mazo, quien entre sus propuestas está un “sueldo rosa” para las amas de casa: “Hoy el primo de Peña Nieto quiere pintar de color de rosa los crímenes”.

Pero si contra Del Mazo –“candidato totalmente Palacio, sin credibilidad”, como lo llamó Delfina– proliferaron los señalamientos de corrupción y que su campaña es financiada por las empresas constructoras OHL y Grupo Higa, favorecidas por gobiernos priistas, sobre lo que no dijo ni una palabra, a Vázquez Mota la persiguieron los cuestionamientos por los mil 36 millones de pesos que le dio Peña para su fundación Juntos Podemos.

La panista le dijo al priista que su campaña la financian sus “cómplices” de la española OHL, que en España está bajo investigación por sobornar a políticos a cambio de obras, y de Grupo Higa, que le entregó la Casa Blanca a Peña y la residencia de Malinalco a Luis Videgaray.

“Josefina, si alguien tiene el sello de la corrupción eres tú”, reviró Del Mazo y recordó los fondos que su primo le dio a la panista, mientras que a Delfina Gómez la acusó de haber gastado siete veces más que él en la campaña y le restregó que haya descontado sueldo a los trabajadores cuando fue alcaldesa de Texcoco.

“Les quitaste 13 millones de pesos”, soltó Del Mazo, retomando la acusación de Vázquez Moya y que, al mediodía, hizo pública el presidente del Partido Acción Nacional (PAN), Ricardo Anaya, quien aseguró que la denunciaría, porque ese dinero lo entregó al Grupo de Acción Política (GAP), que en efecto es un grupo político de Morena que encabeza Higinio Martínez, alcalde de Texcoco y de quien, afirma, ella es “títere”.

Delfina Gómez, quien se presentó como la hija de un albañil y una ama de casa que es educadora con dos maestrías, llegó al debate encabezando, por primera vez, las encuestas del Grupo Reforma y de Consulta Mitofsky, con apenas un punto arriba de Del Mazo, mientras que Vázquez Mota se ubicó en el tercer sitio, prácticamente empatada con el perredista Zepeda, según la segunda firma.

De hecho, en la parte final del debate, en el que jamás respondió a las imputaciones sobre Texcoco que le hicieron el priista y la panista y el bono de 400 mil pesos que se aprobó cuando concluyó su gestión como alcaldesa, Delfina exhibió las dos encuestas y sólo alegó que había sido auditada “hasta tres veces” y, dirigiéndose a la cámara de televisión, arguyó que la atacan porque “vamos súper requetebién”.

Al concluir cada una de sus intervenciones, a menudo desarticuladas y equívocas –como cuando dijo que fue “la única que votó por el gasolinazo”, aunque fue al revés y cuando no supo qué hacer con un árbol genealógico de Del Mazo–, la candidata llamaba a votar por Morena, el partido de Andrés Manuel López Obrador, su principal impulsor.

De hecho, Vázquez Mota y Del Mazo recurrieron a sus respectivos lemas de campaña –“Voy fuerte y con todo” y “Más que un cambio”– para presentarse como la mejor opción. Pero así como ambos se presentaron como la experiencia para gobernar, también lo hicieron Zepeda y Oscar González, quienes elogiaron sus gestiones como alcaldes de Nezahualcóyotl y Metepec.

Vázquez Mota, quien se mostró desenvuelta y enfatizando sus embates contra Delfina y Del Mazo –“el primo de Peña Nieto”–, destacó su paso como secretaria de Desarrollo Social con Vicente Fox y de Educación Pública con Felipe Calderón, mientras que Del Mazo ponderó su gestión como alcalde de Huixquilucan y ser “el candidato de las propuestas”.

A diferencia del debate en Televisa, moderado por Carlos Loret, el perredista Zepeda ahora se mostró titubeante y sólo concentrado en sus logros como alcalde de Neza, y el petista Oscar González también se vio muy ensimismado, salvo porque ofreció encarcelar a Peña y Eruviel Avila, sin definir por qué delitos.

Y Castell, la empresaria candidata sin partido, se la pasó leyendo proclamas contra los partidos políticos, que ciertamente enfrentan el rechazo de los ciudadanos, llamando a votar por una “independiente” que es una incógnita, aunque se especula que el patrocinio viene desde el poder estatal que es priista.